fbpx
Marca personal en Linkedin ¿quien soy?

Cómo hacer crecer tu marca personal en Linkedin

La marca personal y LinkedIn. Interesante…

Antes que nada, ¿sabes cuál es TU marca personal?

Es aquello que te hace una persona única, lo que te diferencia del resto y se convierte en tu sello de identidad. Tu estilo. Es tu forma de hablar, de escribir, el tipo de información que generas o compartes y también es tu forma de relacionarte.

Así que tu marca personal en LinkedIn es todo eso aplicado a esta red social y desde una perspectiva profesional.

Es decir, tu networking y tu comportamiento en LinkedIn es un continuo de tu comportamiento profesional.

cómo transmitir y hacer crecer tu marca personal en LinkedIn.

1. Define tu objetivo

Vamos a ver… ¿Por qué quieres tener un perfil de LinkedIn?

Esto es lo primero que te tienes que preguntar. Tener claros tus objetivos, lo que quieres conseguir y a quién te vas a dirigir. Hará que desarrolles un perfil y un tipo de networking u otro.

No es lo mismo un perfil de LinkedIn orientado a la búsqueda de empleo, que a la búsqueda de clientes o a posicionarte como referente en tu sector.

Define esto y a partir de aquí, actúa.

2. Incluye una buena imagen de perfil

Empezamos con este apartado porque es muy visual y de lo primero que se ve.

Obviamente el contenido del perfil es muy importante, pero la foto de perfil así como la foto del fondo son apartados “de forma” que no debes descuidar.

Tu imagen, tu foto, es un reflejo claro de tu marca personal. Es tu imagen en sí misma y debes de seleccionar una foto que transmita quién eres en tu ámbito profesional.

Solemos recomendar una foto de medio plano en la que se te vea bien, preferiblemente en la que te muestres relajado y sonriente.

No aptas fotos de DNI, NIE o pasaporte, ni tampoco de orla, boda o similar. Tampoco fotos que publicarías en otras redes sociales más personales como Facebook o Instagram.

¿Qué fotos son las adecuadas?

Aquí te dejamos nuestros consejos para tu foto de Linkedin perfecta.

También te recomendamos que actualices tu foto de perfil de LinkedIn de vez en cuando. Eso además “activa” tu perfil (LinkedIn te da opción de compartir o no este tipo de actualizaciones).

3. Imagen de fondo sin azul eléctrico

¡El fondo azul de LinkedIn ha pasado a la historia!

Cada vez más gente ha entendido la importancia de personalizar la imagen de fondo del perfil. De hecho, más que entender la importancia se trata de ver que es una gran oportunidad para transmitir más de ti visualmente.

“¿Y qué pongo?”. Tienes mil opciones: desde una imagen que represente tu sector, una cabecera corporativa de tu empresa actual o una foto de ti mismo ejerciendo tu trabajo. Por ejemplo: dando una conferencia, dibujando un plano, tecleando en un ordenador, etc.

4. Titular llamativo y que atrape

El titular es eso, un título.

Está limitado en cuanto a caracteres así que tienes que “ir al grano” y aprovecharlo al máximo porque no te permite mucho juego.

Es un súper resumen de ti como profesional. Una buena opción es que enumeres tu cargo y tus especialidades o tus áreas/sectores en los que eres experto/a.

Por ejemplo: Programador/a de aplicaciones web, HR Hiring manager en sector IT, Liderando la transformación digital en [nombre de la empresa], etc.

5. Extracto que cuente tu historia

Aquí sí, ¡aquí expláyate! Y hazlo con cariño.

Cuenta con que hay poca gente que se lee los extractos.

Esto es así.

Pero también hay mucha gente que sí que los leemos y de verdad que los extractos marcan la diferencia.

Vuelves a tener otra oportunidad para dejar huella -recordemos que estamos hablando de tu marca personal- y contar tu historia.

Puedes optar por un extracto más lineal en el que resumas tu experiencia profesional y que simule una breve carta de presentación o bien optar por un extracto original y más “rompedor” que hable de ti de forma más personal, en el que hables de tus motivaciones, tus sueños o incluso tus logros.

6. Agrega información de contacto, ¿no?

Totalmente sí.

Hay personas recelosas de poner los datos de contacto y evidentemente esto es muy personal. No obstante, recuerda que LinkedIn es una red profesional y es conveniente que las personas que formen parte de la red puedan contactar contigo utilizando canales más allá de la propia plataforma.

Contactar y saber de ti. En la información de contacto puedes añadir el link a tu perfil (¡editable!), sitio web (web personal, blog o incluso web de la empresa en la que trabajas), teléfono, email, dirección, twitter y fecha de cumpleaños.

Algunos de estos campos tienen como objetivo que puedan “acercarse” a ti, llamándote o enviando un email, pero otros campos tienen como objetivo que seas tú el/la que transmita la información… ¡Otra oportunidad de “enseñarte”!

Los apartados de sitio web y twitter son derivaciones a contenido propio que no puedes desaprovechar. A no ser que, por ejemplo twitter, “vaya” hacia contenido muy personal. En ese caso, te recomendaríamos que lo obviaras, aunque esto vuelve a ser una decisión muy personal.

7. Experiencia y formación “estelares”

El resto de apartados de tu perfil de LinkedIn deben de ser lo más completos posible -LinkedIn clasifica los perfiles en función de esto y el perfil estelar es la categoría máxima-, especialmente tu experiencia y tu formación.

Hemos puesto énfasis en otros porque la experiencia y la formación son apartados más claros, más… tradicionales. Pero recuerda etiquetar bien tu cargo y enumerar las funciones más importantes. Sería magnífico que añadieras proyectos o logros, según el caso.

8. Muestra tus habilidades y tu trabajo

En los apartados de aptitudes y en un apartado que se llama “Logros”.

Las aptitudes son de nuevo palabras clave que además pueden ser validadas o no por tu red de contactos. Todas aquellas palabras clave o skills que consideres importante de ti y de tu perfil deben aparecer allí.

En cuanto a los “Logros”, este apartado no se refiere tanto a éxitos profesionales que has conseguido en cada experiencia, sino a cursos, publicaciones, proyectos, patentes o premios… ¡Refuerza tu marca!

9. Consigue recomendaciones y recomienda tú también

Este es uno de nuestros apartados favoritos de LinkedIn. Que otras personas hablen de ti y te recomienden es la mejor carta de presentación.

La gente no recomienda a cualquiera y, del mismo modo, no es bueno que cualquiera te recomiende. Aprovecha este apartado y pide a personas clave que cuenten vuestras experiencias compartidas.

Pídelo sin comprometer a nadie y en el momento oportuno… sin presiones y sin pretensiones.

Si quieres saber la manera correcta de hacerlo, te dejamos el artículo cómo pedir recomendaciones en Linkedin, seguro que te sirve.

10. Incluye palabras clave

Este es un consejo transversal, es decir, el uso de palabras clave es común a todo tu perfil de LinkedIn.

Usar palabras clave te posiciona como experto/a en tu profesión y sector y además permite que te encuentren, tanto recruiters, como clientes, como colaboradores/as. ¡Úsalas! ¡Siempre que puedas y en todos los apartados que puedas!

11. Interactúa, ¡LinkedIn es una red para esto!

Hasta ahora hemos hablado del perfil de LinkedIn en sí mismo y realmente hasta que no lo tengas “a punto” mejor que no pases al siguiente nivel.

Eso sí, una vez lo tengas, ¡ponte manos a la obra e interactúa con la red!

 12. Trabaja tu red de contactos: ¡invita y acepta invitaciones!

Personaliza tus invitaciones, este es uno de los errores más habituales en Linkedin que comete todo el mundo.

Y responde a las invitaciones que te envíen. No eres un chatbot, así que invierte un poco de tiempo y energía en esto.

Esto es marca personal.

13. Comparte contenido que te identifique como profesional del sector.

Es decir comparte los posts de tu blog, el blogging es una oportunidad más para que te posiciones como experto en tu campo.

Y recuerda que estás en una red profesional, así que comparte solamente aquello que aporta valor y lo más relacionado posible con tu rol y sector.

14. Únete a grupos y a eventos online

Busca grupos sobre temáticas acordes a tu perfil. ¡Podrás aprender, aportar y conocer a personas afines a ti! Y lo mismo pasa con los eventos online, mucho más habituales en tiempos de pandemia.

Conclusión

LinkedIn es una red profesional muy potente, que cumple tus objetivos directamente o indirectamente.

Favorecer la consolidación o el crecimiento de tu marca personal a través de LinkedIn es posible.

Lo más natural es que “trates a LinkedIn” como tratarías a tus relaciones personales cara a cara. Entonces, se trata de extrapolar y dejar huella del mismo modo, pero en un formato digital.

Lo más profesional es que tengas una estrategia definida y que no actúes “a lo loco” sino siguiendo un plan, un sentido. De ahí las 14 consideraciones que hemos compartido en este artículo.

¡Sé natural y profesional! Y deja tu marca personal también en LinkedIn.

EN ESTE ARTÍCULO:

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

No dejes de leer...

Ir arriba