Trabajar desde casa por internet: el checklist básico

Como ya sabrás si te dedicas a ello, trabajar desde casa por internet puede requerir mucha preparación o muy poca, en función de los recursos con los que cuentas y la planificación del trabajo que hayas hecho.

Para trabajar desde casa por internet debes de contar con unos recursos mínimos que te permitan sacar adelante el trabajo con ciertas garantías y sin tener que parar porque te falte algo.

¿Vas a trabajar desde casa por internet?

Si, como en mi caso, parte de tu trabajo (o todo) lo desarrollas en tu casa, sabrás que lo puedes hacer con pocos recursos aunque impliquen una inversión importante de dinero.

En el caso de que realices trabajos por internet para complementar tus ingresos y mejorar tu economía, también vas a necesitar unos componentes mínimos ineludiblemente.

A pesar de esto, para trabajar desde casa por internet no necesitas arriesgar tanto capital como para otro tipo de negocio, y además muchos de los elementos necesarios son habituales en cualquier hogar hoy en día.

En el siguiente checklist te hablo de lo básico, de lo físico, pues ya te he hablado de la importancia de hacerse un blog y los motivos para hacerlo en otras ocasiones.

Ordenador

Por supuesto, necesitarás un ordenador (lo sabías, ¿verdad?) y por lo general cada tipo de trabajo requerirá un equipo con unas características específicas.

Tu equipo para trabajar desde casa por internet va a ser tu caballo de batalla, así que no debes escatimar. Lo mínimo es que sea actual, que tenga bastante memoria RAM y un número suficiente de puertos USB que permitan ampliaciones.

Un consejo: si conoces a otras personas que trabajan desde casa, pregúntales qué equipo que utilizan y por qué. También puedes preguntarles si optarían por un equipo diferente si tuvieran que hacerlo de nuevo.

Seguro que te preguntarás si para trabajar desde casa por internet es mejor un equipo portátil o de escritorio, ¿verdad? La mayoría de profesionales que realizan todo o parte de su trabajo desde su casa recomiendan ambos:

  • Un equipo de escritorio para las tareas diarias (suelen ser más económicos y más potentes).
  • Un equipo portátil para ciertos proyectos y de apoyo, sobre todo si tienes que salir a visitar clientes.

Yo prefiero tener un sólo equipo para no dispersar la información, e implementar una buena estrategia de copias de seguridad para no quedarme colgado en caso de desastre, que es algo que puede pasarnos a cualquiera.

En mi caso para trabajar desde casa por internet cuento con un MacBook Pro de 13″, un router inalámbrico, otra pantalla de 22″ (es opcional, pero a mí me facilita mucho en trabajo), una impresora láser monocromo  y un disco duro para almacenar las copias de seguridad.

Quizá una buena fórmula sería tener un PC de escritorio potente para trabajar desde casa por internet, y un portátil «light» para hacer presentaciones y poco más. Así optimizaríamos la inversión. Pero todo esto dependerá del tipo de trabajo que desarrolles, tus circunstancias y de cómo te sientas más cómodo.

Conexión de banda ancha a Internet

Es casi imposible trabajar desde casa por internet si no tienes internet, y me atrevería a decir que para poder hacerlo con eficacia se hace imprescindible tener una buena conexión a de banda ancha o de alta velocidad. Hoy en día todos los operadores ofrecen buenas conexiones a precios relativamente asequibles.

Si tienes que hacer presentaciones online o mantener reuniones mediante videoconferencia, una conexión de baja calidad no te va a permitir un buen streaming. O si tienes que visualizar algún vídeo te sucederá lo mismo.

Intenta que tu proveedor sea de calidad y que tenga buena cobertura en tu zona, pues en ocasiones y en determinadas localizaciones hay proveedores cuya señal es deficiente y te expones a cortes continuos en la conexión, lo que repercute en interrupciones en tu trabajo.

La familia y el cuidado de los niños

Muchas personas optamos por trabajar desde casa por internet con el fin de estar cerca de la familia. Sin embargo, el cuidado de los niños, si es que tienes hijos, es necesario durante las horas de trabajo que coinciden con sus horas de estar en casa.

Esto puede suponer un dilema, porque tienes que ganar el dinero suficiente para poder pagar a alguien que cuide de los niños. En mi caso tengo la suerte de que puedo ponerme de acuerdo con mi esposa, y además contamos con el apoyo de familiares en caso de necesidad.

Intenta organizar tu trabajo desde casa en las horas en que los niños están en el colegio, y así podrás aprovechar mejor el tiempo con toda tu familia. Te aseguro que es una de las ventajas de trabajar desde casa por internet que te permite llevar una vida más equilibrada.

Espacio de trabajo

Algunas personas son felices con un espacio de trabajo en un rincón de la cocina, mientras que otros preferimos tener un despacho totalmente equipado.

Sea como sea, para trabajar desde casa por internet lo importante es tener algún espacio reservado para poder currar y que te active el «modo de trabajo» en cuanto llegues, ya que estar en este espacio se asocia a tu tiempo de trabajo, y también envía una señal al resto de la familia que indica que estás trabajando.

Bueno, este es mi checklist básico para trabajar desde casa por internet, aunque seguro que puedes contarnos tu caso y con qué elementos cuentas tú, ¿verdad?

12 comentarios en “Trabajar desde casa por internet: el checklist básico”

  1. Buenos Días Javier! desde Guipúzcoa!
    Después de asistir a los talleres de verano de Franck Scipion, mi proyecto no tiene vuelta atrás: me habéis seducido para lanzarme con mi blog!
    Y me he subido «al mundo apple» : me he comprado un macbookair (última versión portátil) y estoy esperando al técnico de internet para instalar un router inalámbrico …y solo llevo 3 semanas!!
    Pero HOY me animas a darme cuenta que estoy dando los pasos «perfectos» para trabajar desde casa y despedir a mi jefe!
    Ya queda menos … Y gracias por tu post 🙂

    1. ¡Esa es la actitud, Ana!

      El próximo 16 de septiembre este proyecto cumple un año, y la verdad es que me han sucedido cosas maravillosas por el camino. Ya había tenido otros proyectos, pero este es el que mejor encaja conmigo y ha logrado que en mí se despierte la capacidad de mantener acciones constantes, coherentes, y enfocadas. Tomar acción es la clave.

      Suerte y que te lo pases genial en este camino de descubrimiento.

  2. Hola:

    Yo añadiría un elemento muy necesario pero vital: disciplina. Estando en tu espacio de trabajo, sin compañeros ni jefes, puedes sentir la tentación de visitar páginas no relacionadas con el trabajo, ver videos, entrar en las redes sociales por motivos no profesionales, contestar correos personales, bajar a picar algo a la nevera, pararte a mirar un poco la televisión… dispersarte, en suma, y en cuanto te das cuenta se ha pasado la mañana o la tarde y no has hecho nada.

    Un truco para esto -al menos ayuda- es vestirse y comportarse como si tuvieras que ir a una oficina o un trabajo por cuenta ajena. Si trabajas en bata, seguramente tu cerebro no se ajustará como si estuvieras trabajando en un trabajo ajeno.

    Otra cosa que cuesta es hacer comprender a los niños -sobre todo a los más pequeños- que cuando mamá o papá están en el despacho, están trabajando y no se puede entrar a interrumpir.

    1. ¡Jajajajaja! Muy bueno lo de los niños. En mi caso es totalmente cierto.

      Respecto a lo de la disciplina y demás, precisamente estoy trabajando en un artículo en el cual encaja perfectamente tu comentario, así que gracias por la idea, Fernando.

      Saludos.

    2. Me interesó mucho lo que decís.. El tema es ¿cómo consigo un trabajo por internet y poder trabajar desde mi casa?

      1. Hola, Marcos.

        Precisamente hay un programa que posiblemente pueda interesarte. Se trata de VirtualiaNet, y si pinchas en el enlace puedes registrarte y obtener la grabación de un webinar gratuito que habla acerca de este tema.

        Un saludo.

  3. Gracias por el post Javier. En mi caso, trabajo mucho desde casa y añadiría un plus al comentario de Fernando: «Saber terminar». La disciplina en el tiempo de trabajo es fundamental para aprovechar la jornada, pero también el saber decir «ya basta por hoy», porque como tienes la mesa de despacho al lado, en un momentito quieres ir a mirar el correo (y ya contestas algo), en un momentito terminas ese artículo que se había quedado atascado, en un momentito corriges un par de exámenes, en un momentito…. y al final estás todo el día «enganchado». Y como dice mi niño: «Mamá ¿es que no terminas nunca de trabajar? ¿Cuánto te queda?». Para educarlos a ellos en respetarte el trabajo, en mi caso, también me tengo que educar yo para empezar y terminar.
    Gracias de nuevo. Un abrazo, Rocío.

    1. Rocío, soy yo quien te está muy agradecido.

      Tanto tú como Fernando estáis haciendo comentarios que son mucho mejores que mi artículo, y está quedando un conjunto redondo.

      Por cierto, el caso que comentas es también muy habitual, y estoy de acuerdo contigo en que hay que respetar los tiempos y, al igual que con el de trabajo, hay que ser «estricto» en el descanso para dedicarlo a lo que verdaderamente importa: tu vida.

      Un saludo, y gracias por darle color a este post.

  4. Yo soy padre y estoy deseando poder trabajar desde casa, porque salir de casa como un loco porque llegas tarde y luego los atascos… No sé cómo aguantamos, además que las ciudades que tienen trabajo, que son más grandes, cada vez están más saturadas.

    Saludos!!

    1. Hola, Andrés.

      Como empleado, trabajar desde casa supone unos enormes beneficios. Para el empleador también, pues de primeras supone un buen ahorro de costes. Falta que la legislación vigente se adapte un poco a este modo de trabajar, que cada vez está más demandado.

      Un saludo y gracias por comentar.

  5. Javier Villarreal

    Hola Javier,
    ¡¡Buen artículo!!. Mi enhorabuena, antes que nada.

    Soy teletrabajador desde el año 1996, en el que mi empresa (IBM) decidió lanzar el proyecto «Mobility».

    Desde mi experiencia, me gustaría aportar tres consejos a los teletrabajadores:

    1.- Separar espacios y tiempos: Dentro de la flexibilidad que aporta el teletrabajo, intenta mantener la disciplina en cuanto a horarios, y diferencia el espacio de trabajo del de tu vida personal. Fernando y Rocío lo han explicado perfectamente, y también lo indicas en tu artículo.

    2.- Formación: En una oficina tradicional, el conocimiento «fluye» de una forma casi natural, cosa que no ocurre con los teletrabajadores. Es muy importante compensar esta carencia con un tiempo dedicado a la formación en los aspectos relacionados con tu trabajo.

    3.- Relación personal: Es importante mantener «sentimiento de pertenencia» a una empresa, o a un proyecto. Esfuérzate en mantener el contacto personal con tus compañeros de departamento y con tu jefe. Lo ideal es que te veas con ellos periódicamente (una vez a la semana, o al mes, aunque sea para tomar un café o comer juntos), pero si no es posible, dedica tiempo a hablar por teléfono y estar al día de todo lo que ocurre.

    Lo dicho, enhorabuena por tu artículo y por este debate tan interesante que has iniciado.

    1. ¡Hola, Javier!

      Me encanta que, además de por LinkedIn, nos veamos por aquí también.

      Efectivamente, IBM fue pionera en esto del teletrabajo, y por tanto aprecio muchísimo tus comentarios como integrante del equipo de una compañía como IBM, y sobre todo por tu dilatada experiencia como trabajador desde casa.

      Gracias por enriquecer este artículo con tus apuntes.

Los comentarios están cerrados.

Acceso gratuito
a la Academia de
Hormigas en la Nube

+20 cursos disponibles sobre herramientas, marketing y ventas

Por tiempo limitado estoy regalando el acceso a la librería de recursos de la Academia de Hormigas en la Nube.

Cursos de ActiveCampaign, Elementor, Beaver Builder, WordPress, Copywriting, ventas, email marketing y más te estan esperando dentro. Disponible gratis por tiempo limitado.

Mockup escritorio herramientas
Ir arriba