Necesito un plan B. ¿Qué negocio puedo poner?

Estoy seguro que una vez que has tomado la decisión de montar tu propio negocio, lo siguiente que te has preguntado es: «¿qué negocio puedo poner?».

Y es que tener esa bombillita que se te enciende, y te hace tener la idea de negocio del siglo, no es sencillo.

En mi opinión es la pregunta que sucede naturalmente a la decisión de emprender, y la que hay que responder con más cuidado, porque condicionará todo lo que venga después.

No lo digo por asustarte, si no más bien para ayudarte.

Si sabes que esto te va a pasar, o te está pasando, o ya te ha pasado, quiero ayudarte a entender que es algo normal y fácilmente subsanable.

No dejes que el miedo te bloquee

En mi caso creo que el hecho de preguntarme qué negocio puedo poner responde a una reacción predecible y lógica del ser humano ante cualquier cambio: el miedo.

Ante situaciones que no controlamos, y debido a un instinto desarrollado en los orígenes de nuestra especie para proteger nuestra vida, se activa un mecanismo de bloqueo ante algo nuevo.

No es sencillo salir de nuestra zona de confort.

Pero como yo siempre digo, no puedes descubrir nuevos océanos si no tienes el coraje de alejarte de la orilla.

El truco está en no bloquearte. A mí me ayuda mucho saber que es algo normal, y por lo tanto lo tomo como parte del proceso.

Además me sirve para poner un poco más de atención en los puntos críticos.

El principal de todos los miedos es el miedo al fracaso. En otras culturas no existe esa aversión al riesgo, pero en los países de habla hispana sí. No me malinterpretes, el fracaso no es bueno. Al menos a mí no me gusta nada.

No puedes permitir que la posibilidad de equivocarte te bloquee a la hora de tomar una decisión. Clic para tuitear

Qué negocio puedo poner: mi respuesta

Mi decisión fue poner un negocio por internet.

O en mi caso incluso dos, aunque relacionados.

Y voy a explicarte paso por paso lo que hice para llegar a esta conclusión, para que puedas tener una referencia y reducir la incertidumbre.

  1. ¿Quién eres? Analízate a ti mismo. Piensa en el tiempo de que dispones, si vas a trabajar en tu negocio full-time o part-time (así comencé yo, con un trabajo por cuenta ajena como actividad principal), lo que te gusta hacer, lo que se te da bien, tus recursos, tu experiencia laboral, el valor que eres capaz de agregar… Esto es por lo que te van a pagar, casi con toda seguridad lo vas a poder vender/promocionar por internet, y da igual si vendes peras, manzanas, seguros de vida, consultoría…
  2. Tu mercado. Investiga tu mercado, a quién soluciona un problema lo que tú puedes ofrecer. Por eso es tan importante el paso anterior. Mide el potencial económico y haz una previsión de ventas. Un truco rápido: piensa en las preguntas que se hacen tus posibles clientes, anótalas en un cuaderno y haz una búsqueda una a una en Google. Si hay muchas búsquedas relacionadas con esas preguntas es que mucha gente se está preguntando lo mismo. Posiblemente este truco te ayude también con el siguiente paso.
  3. Tu competencia. Siguiendo la misma técnica que antes, es posible que te salgan resultados de enlaces patrocinados (son los que hay arriba resaltados y a la derecha en la página de resultados). No te alegres si no tienes competencia. Eso puede significar que no tienes mercado o que tienes que crearlo. En mi caso, no estaba dispuesto a crear un mercado (requiere mucha inversión de tiempo, y en ocasiones de dinero), por lo que escogí el mercado de ayudar a otros a montar su propio negocio online como complemento a sus ingresos. Hay mercado y hay competencia.
  4. Crea un sitio web. Hay millones de razones por las que crear un sitio web para tu negocio. La principal para mí es que puedes montar un escaparate virtual muy barato y que llega a todas las partes del mundo. Los costes de estructura son ridículos (para que te hagas una idea, entre 90-120 $/año). Te recomiendo WordPress, por su sencillez de manejo y versatilidad. Puedes hacer casi cualquier cosa sin tener conocimientos técnicos. Y hay muchísima documentación y tutoriales por ahí. Todo ventajas.
  5. Crea tu propia lista y establece una relación. Te sonará esa frase típica de las películas americanas: «No beso en la primera cita». Pues en tu negocio por internet va a pasar lo mismo. El cliente no te va comprar a la primera. Debes demostrar autoridad. Y la mejor forma es crear una lista de correo en la que puedas agregar valor y reforzar los vínculos. Tienes que ganarte su confianza.
  6. Diseña y lanza tu producto. Y luego otro, y otro, y otro… Los productos digitales tienen algo muy positivo: su escalabilidad. Crea un buen producto, promociónalo en tu lista y dales a tus clientes la oportunidad de ganar dinero promocionando tus productos. Replica este modelo de trabajo y verás cómo suben tus ingresos. Pero cuidado, no es fácil ni rápido. Otros te dirán que sí, pero yo no te quiero engañar. Por eso es importante el primer punto, pues si no alineas tu negocio contigo mismo, te cansarás y abandonarás a las primeras de cambio. Yo lo he hecho en dos ocasiones, así que sé de lo que te hablo.

Espero haber sido lo suficientemente transparente, pues este fue el proceso que seguí cuando me pregunté qué negocio puedo poner. ¿Falta algo? ¿Cuál ha sido tu experiencia? Te animo a que lo compartas en los comentarios.

Descubre lo que
necesitas ahora
para vender más

Realiza el Quiz ahora y conocerás el resultado al instante

¿Quieres saber qué herramientas uso en mi negocio, cuáles recomiendo a mis clientes y cuál necesitas tú ahora mismo, en el momento actual en el que te encuentras, para vender más o mejor en tu negocio digital?

Realiza ahora mismo el quiz tecnológico que he preparado, para determinar tu fase actual, y decirte en el instante en que deberías enfocarte ahora mismo para vender más o de la mejor forma posible

Mockup escritorio herramientas
Ir arriba