¿Cómo organizar tus finanzas si trabajas en un negocio personal?

Cuando comienzas un negocio personal full-time en la nube basado en un blog para vender productos o servicios profesionales, no debes olvidarte de cómo organizar tus finanzas personales, ni de cómo gestionar el dinero generado por tu negocio.

Pasar de un trabajo tradicional a un negocio de este estilo te va a obligar a realizar una serie de ajustes en tú día a día y un control más profundo aún de tus finanzas.

Al principio del artículo me centraré en las finanzas personales y luego en las finanzas de tu negocio.

Sueldo personal

Creo que es fundamental que en cuanto puedas, te pongas un sueldo personal. Y que este salario debe ser parte de los ingresos generados por tu negocio.

Este sueldo, se gestiona igual que si fuera el dinero que ganabas antes en la empresa en que trabajabas.

Para gestionar adecuadamente el dinero que genera tu negocio, poder realizar inversiones en él, pagar con lo que genera los gastos que tiene, debes tener un sueldo. Separar tu dinero personal, del dinero de tu negocio. No mezclarlos nunca.

El dinero que gana tu negocio en la nube debe estar completamente separado del dinero personal y viceversa. Ten una cuenta separada, una tarjeta distinta, etc.

Si necesitas pedir prestado a la “otra parte”, apúntalo y marca las mismas condiciones de devolución que exigirías a otras personas en las mismas circunstancias. Los gastos personales se pagan con el dinero personal. Los gastos del negocio con el dinero que genera el negocio.

Ahorro personal

Es fundamental que ahorres una parte importante de tu sueldo. Más aún porque los ingresos de tu negocio es muy posible que se parezcan a una montaña rusa y unas veces puedas pagarte lo que te marcaste y otras veces mucho menos.

Cuanto más inestables sean tus ingresos, más debes ahorrar. Si de tu sueldo tradicional, ahorrabas un 10%-15%, ahora deberías aumentar a un 25%-30%, como mínimo. Si no más.
¿Por qué tanto? Bueno porque ahora debes pagar una serie de cosas de las que antes no tenías que preocuparte (o no tanto) y además no desaparecen preocupaciones anteriores.

Problemas financieros anteriores

Imprevistos. Sigues necesitando ahorrar para cubrir esos gastos imprevistos que aparecerán cuando menos te lo esperes, y sobre todo, en el peor momento.

Problemas financieros nuevos

  • Vacaciones: Se acabaron las vacaciones pagadas. Hasta que no tengas tu negocio personal funcionando como una máquina, generando ingresos pasivos, día que no trabajas, día que no ganas dinero.
  • Impuestos: Si tienes ingresos, debes pagar impuestos por tu nueva condición laboral. Si estás ganando más de 3.000 euros al año, empezaría a contratar a un asesor o gestor que me llevará el tema. Sobre este punto en concreto tienes mucha información en el blog de Borja Prieto, Desencadenado.
  • Jubilación: Tendrás que ahorrar para tu propia jubilación. Como también les pasa a los autónomos, tendrás que dedicar mensualmente una parte de tu sueldo a ahorrarlo para prepararte la jubilación. Es posible que para ese momento tu negocio personal ya esté completamente automatizado y te esté generando dinero mientras estás tumbado en una playa paradisíaca, pero también puede que no. Mejor ser precavidos.

Ingresos de tu negocio personal en la nube

Existen dos puntos clave en relación a los ingresos que genera tu negocio:

  • Durante unos meses no tendrás ingreso ninguno.
  • Los ingresos, cuando los tengas, serán muy variables cada mes.

Para solucionar estos dos problemas, es fundamental que:

Tengas un fondo de emergencia para poder sobrevivir durante los meses que no tengas ingresos.

Al menos este fondo de emergencia debe ser de un año de gastos. Y si es algo más, tirando al año y medio, mejor. Trabajarás más tranquilo y con menos presión.

Enfócate en crear unos ingresos mínimos que se generen cada mes.

Al principio tu objetivo debe ser conseguir una audiencia mínima viable porque poco vas a ganar si no la tienes. Una vez conseguida, encamina tus pasos a crear un infoproducto o un servicio que te reporte un ingreso fijo cada mes. Por pequeño que sea.

Eso te dará estabilidad financiera y con el paso del tiempo es en este ingreso fijo sobre el que debes trabajar para que aumente todo lo posible.

Creando nuevos productos y servicios, mejorando los existentes, etc. Los ingresos extras, bienvenidos sean, pero no cuentes con ellos. Organiza tus finanzas en torno a los ingresos recurrentes.

¿Qué conclusión sacamos de todo esto?

Pues que no dejes tu trabajo actual y te lances a un negocio personal en la nube 100%, hasta haber completado tu fondo de emergencia y creado tu audiencia mínima viable.

Y si puedes, lo ideal, es que des el salto cuando ya tu negocio personal en la nube te esté pagando un sueldo decente.

No hay necesidad de hacerlo al revés y te ahorrarás muchos quebraderos de cabeza.

Gastos de tu negocio personal en la nube

Debes empezar a pensar en torno a los gastos como una empresa. Es decir, ataca a fondo estos dos tipos de gastos:

  • Gastos fijos: Elimina todos estos gastos al máximo. Al principio únicamente deberías tener el coste del dominio, del hosting y los derivados de tu lista de correo. Nada más hasta que no veas que tu negocio funciona y empieza a entrar algo de dinero. Después tu principal gasto fijo debe ser tu propio sueldo.
  • Gastos variables: Evítalos, excepto si más que un gasto es una inversión. Si compras un plugin como OptinSkin para comenzar a monetizar tu lista de correo, bien. Si te gastas 200 euros porque te apetece cambiar el logo de tu blog, mal.

En relación a los gastos, otros aspectos que debes tener en cuenta son:

  • Evita pedir prestado. Evita en todo lo posible endeudarte y pedir prestado. En este tipo de negocios, que se inician con una pequeña inversión y que pueden ir creciendo y realizando mejoras con los propios ingresos que generan, es totalmente innecesario andar endeudándose y teniendo problemas financieros.
  • Aprende. Lee todo lo que puedas sobre cómo gestionar las finanzas de una empresa. Aunque en “tu empresa” solo seas tú solo, muchos de los consejos son válidos.
  • Si el dinero no está en el bolsillo es que aún no tienes ese dinero. Si el cliente X te debe cierto dinero, hasta que no te lo haya pagado no cuentes con él. Y al contrario, si tienes que pagar un servicio o a un freelance que has contratado para una determinada tarea, por ejemplo, elimina lo antes posible esa cantidad de dinero aunque no tengas que pagar inmediatamente.

Excepto el dinero inicial para montar el blog y los gastos derivados de comenzar a generar ingresos, no debe salir más dinero de tu bolsillo hacía tu negocio.

Inversión en tu negocio personal en la nube

Si quieres que tu negocio crezca debes invertir en él. Un negocio personal en la nube tiene 3 tipos de gastos:

  • Dominio, hosting y gastos para generar los primeros ingresos: Serán los primeros gastos que tengas y tu primera inversión en tu negocio. Son unos gastos bajos, de entre 100-150 euros anuales.

Además de esos gastos, es posible que para que comiencen a entrar los primeros ingresos, debas poner algo más de dinero, por ejemplo, en aspectos relacionados con tu lista de correo o la elaboración de un infoproducto de calidad que luego comercializarás.

  • Gente que te ayude: Una vez que comienzas a tener unos ingresos recurrentes, para mejorar la calidad de tus contenidos, productos y servicios deberías contratar a gente que te ayude o se dedique por completo a las tareas que menos te gusten y sobre todo a las que menos peso sobre los beneficios del negocio tienen.

Por ejemplo, todo lo relacionado con gestionar wordpress (plugins, backups, actualizaciones, etc), con el hosting, con diseño, etc. Pero ten en cuenta que intenta siempre pagar a alguien por una tarea determinada, y que si los conviertes en un gasto fijo más, que de verdad te valga la pena.

Tú céntrate en trabajar tus contenidos, tus productos y tus servicios. Puedes encontrar muy buenos freelances en Elance y Odesk.

  • Nuevas herramientas y servicios de pago: Según tu blog crece ciertos servicios o plugins que usas dejarán de ser gratuitos o para dar un salto de calidad debes comenzar a usar versiones de pago. Por ejemplo, si usas Mailchimp para gestionar tu lista de correo a partir de una cierta cantidad de suscriptores deja de ser gratuita.

O si quieres comenzar a monetizarla más a fondo necesitarás de plugins de pago como OptinSkin. Si haces vídeos, la cámara de tu hermano y un editor gratuito al principio está bien para romper el hielo y ver cómo funciona, pero si vas en serio (y lo vas, porque tus ingresos dependen de ello) necesitarás una buena cámara y un buen editor.

Y así con muchas cosas. No tengas miedo de invertir en este aspecto, siempre y cuando claro, sepas que el gasto va a repercutir en una mayor calidad y por lo tanto en mayores ingresos. Si no, no es una inversión.

Conclusión

Para tener un negocio personal en la nube y la vez tus finanzas bien controlados son fundamentales estos pasos:

  • Ponerte un sueldo en cuanto el negocio genere el suficiente dinero.
  • Separar completamente tu dinero personal, del dinero que crea el negocio.

Eso es básicamente lo que tienes que hacer.

Como ves, son dos consejos básicos que también valen para cualquier empresario que inicia su proyecto, y es que, es así como te debes tomar tu negocio personal en la nube. Como una empresa pero de una sola persona.

Este es un artículo invitado, escrito por Antonio Martín Morín. Es el autor del blog ProAhorro, donde ofrece sus conocimientos sobre finanzas personales y aplicadas a los negocios. Es Diplomado en Biblioteconomía y Documentación y ha trabajado en el Diario El País y en Mapfre, realizando diversas tareas de documentalista. Desde julio de 2009 trabaja en iAhorro.com, donde se encarga de los diversos contenidos del site.

Descubre lo que
necesitas ahora
para vender más

Realiza el Quiz ahora y conocerás el resultado al instante

¿Quieres saber qué herramientas uso en mi negocio, cuáles recomiendo a mis clientes y cuál necesitas tú ahora mismo, en el momento actual en el que te encuentras, para vender más o mejor en tu negocio digital?

Realiza ahora mismo el quiz tecnológico que he preparado, para determinar tu fase actual, y decirte en el instante en que deberías enfocarte ahora mismo para vender más o de la mejor forma posible

Mockup escritorio herramientas
Ir arriba