4 consejos para vender servicios profesionales

En España si eres un infoemprendedor tienes que compaginar tu actividad online y vender servicios profesionales, al menos hasta que consigas estabilizar tus ingresos vía internet.

Vender servicios profesionales es complicado, puesto que ofreces algo intangible. Pero diversificar tus fuentes de ingresos es una sabia decisión, y mejorar tu negocio una gran idea.

¿Por qué vender servicios profesionales?

En alguna ocasión te he comentado que creo en un modelo de negocio mixto, es decir que combine el online y el offline, pues vender servicios profesionales te permite ganar dinero fácil y rápido, al menos más que sólo a través de internet.

En mi caso, por ejemplo, combino la venta de infoproductos propios y de afiliados con la de otros servicios offline, como son los de formación y coaching, con los que me siento muy cómodo.

CONOCE MIS SERVICIOS PROFESIONALES

Si quieres coger un poquito de impulso en tu negocio, aprender a vender servicios profesionales te va a venir muy bien, porque es la forma más rápida de generar ingresos y con la que más cantidad vas a poder generar en una sola vez.

Piensa que tu primer ingreso por esta vía puede llegar a los 3 ó 4 meses desde que inicies la prospección, y puede suponerte un monto de 1000 €, por ejemplo. Sin embargo la venta de tu propio infoproducto puede tardar más, y si promocionas el de un tercero el monto puede ser de unos 50 € y puede tardar en llegar más de 6 meses desde que empiezas a promocionarlo hasta que consigues tener visibilidad y una audiencia estable.

No digo que te enfoques en una sola cosa, sino que compagines ambas actividades, y por eso te quiero ofrecer estos consejos:

1) Ponte objetivos manejables

Evalúa (o reevalúa) tus objetivos de negocio. Es útil -yo diría fundamental- tener objetivos financieros definidos a corto y medio-largo plazo.

Piensa en algo así:

  • 1.200 €/mes por la venta de servicios profesionales.
  • 600 €/mes por la venta de infoproductos propios.
  • 350 €/mes de la promoción de productos de afiliados.
  • 20.000 € de facturación anual (ten en cuenta que os primeros meses no vas a vender nada…).

Lo siguiente -y para mí lo más importante- es diseñar un conjunto de medidas para alcanzar ese objetivo y pasar a la acción. Por ejemplo, si mi objetivo es facturar 1.200 €/mes en concepto de venta de servicios profesionales, tendré que valorar cosas como:

  • Hacer una lista de posibles clientes a visitar y clasificarlos según potencialidad.
  • Establecer un calendario de visitas.
  • Preparar un portafolio de servicios profesionales.
  • Cuánto más o menos puedo facturar a cada cliente, en concepto de qué, cuándo lo voy a cobrar.

En este aspecto, el hecho de ponerse objetivos para vender servicios profesionales es muy particular de cada uno, pues cada región geográfica tiene sus características, y cada persona tenemos las nuestras.

En todo caso, sólo tú sabes si puedes o no hacer una cosa, y si piensas que no puedes hacerlo o si te parece demasiado fácil, en el momento de revisar tus objetivos puedes adecuarlos a la realidad.

Tanto si piensas que puedes como si piensas que no puedes, en ambos casos estás en lo cierto. —Henry Ford

En este momento no importa si cumples los objetivos o no, porque predecir el futuro está al alcance de unos pocos. Lo importante es tener una medida.

2) Asume la responsabilidad

Una vez que tengas tus metas establecidas, es bueno que tengas a alguien que supervise el cumplimiento de las mismas y con quien puedas compartir tus progresos.

Si es alguien que tenga experiencia en vender servicios profesionales, tanto mejor, aunque no es fundamental. La idea es tener a alguien que esté fuera de tu negocio y te aporte una perspectiva distinta, que no esté contaminada por el día a día, y te proporcione ideas frescas.

Asimismo, también viene bien por aquello de poder hablar con alguien. En algunos casos conozco grupos de profesionales que se han formado en torno a una misma inquietud, como en este caso podría ser la de vender servicios profesionales, y que funcionan muy bien. Allí se comparten logros y frustraciones, y se apoyan unos a otros.

3) Contrata a un entrenador

Si has tomado todos los cursos habidos y por haber, si te has fijado tus metas, si has pasado a la acción, si crees que lo has hecho todo pero no consigues vender servicios profesionales y empiezas a sentir cierta frustración, te recomiendo que busques un coach que te ayude a mejorar.

Un coach no hace milagros, pero sí te ayuda a que tú los hagas. Y lo digo en serio.

Piensa en un coach como un entrenador deportivo, que coge a un atleta con unas características físicas y mentales, y le ayuda a sacar lo mejor de sí mismo para cosechar mejores resultados. Puede ser una buena inversión para dar a tu negocio un impulso.

Todos necesitamos un coach (entrenador) o una estructura de apoyo. —Michael Jordan

4) Recuerda que es un negocio

A veces es difícil mantener una mentalidad orientada a los negocios cuando trabajas desde tu casa, no tienes que vestir de traje, ni sentarte en un escritorio, ni ir a una oficina.

Para ayudar a solucionar este problema, puedes intentar seguir alguno de estos consejos:

  • Monta tu oficina en casa. Si es posible, resérvate un espacio en casa y organízalo de tal manera que sea lo más parecido a una oficina o un despacho. Debe ser un lugar donde puedas concentrarte y trabajar cómodamente. No tiene que ser grande, pero debe ser personalizado. Así cuando estés en este espacio sentirás que estás trabajando y orientado al negocio.
  • Establece un horario de trabajo. Para vender servicios profesionales vas a tener que hacer llamadas de prospección, concertar visitas, organizar tu agenda, enviar y recibir emails, hacer visitas comerciales… Márcate un horario y cúmplelo. Olvídate del correo no comercial, de las redes sociales no profesionales, y de las llamadas telefónicas personales durante ese tiempo. Si un amigo te llama para charlar, tendrás que ser firme, indicarle amablemente que estás ocupado y pedirle que vuelva a llamar cuando no estés trabajando (o llamarle tú).
  • Cuida tu vestuario y tu aspecto físico. No salgas a vender en chándal ni trabajes en casa en pijama. Tampoco hace falta que vayas de traje todo el día (a menos que funcione para ti), pero vestir como lo harías en una oficina puede hacer maravillas para crear el ambiente de negocios necesario para trabajar, al igual que el cuidado personal (afeitado, maquillaje, perfume, peinado, etc.). Es motivador, y uno siente que puede hacer frente incluso a una reunión importante a la que te citan en el último minuto.

Seguro que con estos consejos vender servicios profesionales te va a resultar un poco más sencillo. Y tú, ¿qué cosas haces para vender más?

Descubre lo que
necesitas ahora
para vender más

Realiza el Quiz ahora y conocerás el resultado al instante

¿Quieres saber qué herramientas uso en mi negocio, cuáles recomiendo a mis clientes y cuál necesitas tú ahora mismo, en el momento actual en el que te encuentras, para vender más o mejor en tu negocio digital?

Realiza ahora mismo el quiz tecnológico que he preparado, para determinar tu fase actual, y decirte en el instante en que deberías enfocarte ahora mismo para vender más o de la mejor forma posible

Mockup escritorio herramientas
Ir arriba