20 consejos para evitar ser marcado como spam y llegar sano y salvo a la bandeja de entrada de tus suscriptores

Imagino que cuando realizas tus campañas de email marketing te preocupas por aspectos como dominar el software de email marketing que utilizas, hacer crecer tu lista, diseñar formularios atractivos… Pero ante todo, quieres evitar ser marcado como spam por tus suscriptores o que los filtros de los gestores de correo te manden directo a la carpeta de correo basura.

Y aunque crees que estás haciendo todo bien, ¿y si en tu estrategia hay una fisura y estás creando un caldo de cultivo para ser tachado de spammer y dejar en coma la reputación de tu dominio?

Es algo que tu negocio digital no puede permitirse.

Así que aquí tienes 20 consejos para evitar ser marcado como spam y cultivar una relación auténtica con tus suscriptores. ¿Estás pasando alguno por alto? ¡Vamos a comprobarlo!

20 buenas prácticas para evitar ser marcado como spam

Veamos ahora cuáles son las mejores prácticas que aplicar en tu estrategia de email marketing para construir una relación de confianza sólida con tus suscriptores y evitar ser marcado como spam por los filtros de correo.

¿Sigues estas 20 buenas prácticas en tu email marketing? Clic para tuitear

1. Haz limpieza en tu lista de contactos de forma periódica

Lo sé. Mola comprobar cómo el número de suscriptores crece más y más. Pero lo importante no es la cantidad, sino la calidad de tus contactos.

Y aunque haya suscriptores que se den de baja si no quieren seguir en tu lista, habrá otros muchos que se limitarán a ignorarte. Y esto entraña un peligro: tus correos pueden acabar en la carpeta de correo basura.

Por eso, te recomiendo hacer limpieza cada cierto tiempo y eliminar de tu lista a las personas que llevan X días sin abrir ni interactuar en absoluto con los emails que envías.

Por ejemplo, en mi caso, yo tengo una automatización en Active Campaign para tratar de reenganchar a los usuarios inactivos o darlos de baja directamente si tras 60 días no demuestran interés por continuar en mi comunidad.

Mantener tu lista más limpia que un jaspe mejorará tu tasa de entregabilidad y te ayudará a mejorar las tasa de conversión. 

Piénsalo un momento: ¿de qué te sirve tener una colección de 10.000 emails de zombies inactivos? ¡Para nada! Es mejor tener menos cantidad pero de buena calidad.

¿Te preocupa el tamaño de tu lista de suscriptores? Elige calidad frente a cantidad y saldrás ganando Clic para tuitear

2. No compres ni alquiles bases de datos

Comprar listas de emails (o alquilarlas) no es una buena práctica que incluir en tu estrategia de email marketing si quieres evitar ser marcado como spam.

Ten en cuenta que según la ley de protección de datos (RGPD), no puedes enviar correos a quien no ha solicitado formar parte de tu lista. Así que comprar o alquilar una base de datos puede hacer saltar las alarmas de los filtros de spam de los proveedores de correo electrónico; y (más peligroso) puedes acabar cometiendo una ilegalidad y tener que hacer frente a sanciones millonarias.

¿No sabes cómo adaptar tu negocio online a los requisitos del RGPD? Echa un vistazo a este recurso:

>>La Guía Definitiva para adaptar paso a paso tu negocio digital al RGPD sin sufrir en el camino

Además, ten en cuenta que cuando compras o alquilas una base de datos en realidad no sabes qué tipo de contactos estás adquiriendo. Ni siquiera sabes si las direcciones aún están activas. Y esto significa que existe un gran riesgo de ver afectada tu tasa de entregabilidad.

Eso sin contar con el tiempo que puedes llegar a perder solo en gestionar las quejas de los usuarios que reciban tus comunicaciones sin haber dado su consentimiento.

Lo que nos lleva al siguiente consejo.

3. No «robes» emails

Visitar sitios web o perfiles de redes sociales con el fin de encontrar una dirección de email, meterla en tu lista de contactos y enviarle tus newsletters y campañas de email marketing no es nada recomendable si quieres evitar ser marcado como spam y cumplir con la legalidad de protección de datos.

No escribas un email de venta a una persona que no te conoce de nada. Invertirás mejor tu tiempo si dedicas tus esfuerzos a promocionar tu lead magnet y construir una lista de suscriptores formada por personas que están deseando recibir tus emails.

De nuevo:

Piensa en calidad, no en cantidad.

4. Pide permiso e incluye un doble opt-in

Como hemos visto, para hacer crecer tu lista de suscriptores, lo único eficaz y legal es que sean las personas interesadas las que se unan a tu lista de forma voluntaria.

Y para ello, debes incluir un doble opt-in en tus formularios de suscripción.

Como sabes, el doble opt-in es la técnica de email marketing que consiste en enviar un email de confirmación a una persona que ha hecho clic en el botón de suscripción a tu lista.

De este modo, te aseguras de que esa dirección de correo pertenece a esa persona y que de verdad quiere suscribirse.

El doble opt-in no solo te ayuda a evitar ser marcado como spam, sino también a cualificar a tus suscriptores (y construir una relación de verdadera conexión con ellos).

Y por si fuera poco, te permite proporcionar prueba del consentimiento si fuera necesario, lo cual es requisito para cumplir el RGPD en tus formularios de suscripción.

5. Presta atención al asunto de tus emails

El primer objetivo de tus emails es que se abran. Y para abrirlos, primero deben llegar a la bandeja de entrada.

Según Convince and Convert, el 69% de los usuarios tienen en cuenta el asunto de un email a la hora de marcarlo como correo no deseado

¿Qué criterios debes tener en cuenta para evitar ser marcado como spam por los filtros de correo o por los propios lectores?

  • No escribas el asunto en mayúsculas: además de parecer maleducado (recuerda que las mayúsculas en internet equivalen a gritar), estarás cayendo en una práctica habitual de los spammers.
  • Evita los signos de exclamación: y si los usas, con uno es suficiente. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Esto es innecesario y es un horror!!!!!!!!!!!
  • Prescinde de palabras prohibidas: como «gratis», «free», «garantizado», «sin compromiso», «pincha», «compra ahora»… o alguna de esta lista. Y si evitas «descuento», oferta» y «dinero», mejor que mejor.
  • No titules tu email con el asunto «Esto no es spam».
4 FAST-TIPS para evitar que tus emails acaben en la carpeta de spam Clic para tuitear

6. Evita las fuentes raras y los enlaces rotos

Cómo presentes el texto del email también será tenido en cuenta por los usuarios y los filtros de los proveedores de correo para ponerte la cruz o darte luz verde para entrar a la ansiada bandeja de entrada.

Por eso, procura evitar las fuentes rojas, invisibles o irregulares. Por ejemplo, evita poner texto en blanco si el fondo es blanco también. Y no utilices colores muy vivos en el texto.

Esto es una práctica habitual entre los spammers, por lo que puedes recibir la tarjeta roja.

Y si quieres evitar ser marcado como spam, toma nota de este consejo:

Revisa SIEMPRE los enlaces antes de enviar tus emails. Los enlaces rotos son «non gratos» para los filtros de correo.

7. Pide a tus suscriptores que te incluyan en su lista de contactos

Los filtros de spam son tan exigentes y rigurosos que a veces hasta los emails que la gente quiere leer llegan a la carpeta de correo basura en lugar de a la bandeja de entrada.

Sin embargo, los filtros «se relajan» si el remitente (o sea, tú) forma parte de su lista de contactos. Así que ¡pídeles que te incluyan! 😉

8. Señaliza la puerta de salida

Permitir la desuscripción es, además de requisito de la ley de protección de datos, una práctica ética que te ayudará a evitar ser marcado como spam.

Así que debes incluir un enlace para darse de baja en todos los emails que envíes a tu lista.

Esta es otra forma de mantener limpia tu base de datos, ya que nadie que no quiere recibir tus emails debería recibirlos. Y hacer lo contrario te convertirá en un spammer en toda regla.

¿Eres legal o te comportas como un spammer? ¡Compruébalo! Clic para tuitear

9. Identifícate e incluye tus detalle de contacto

Otro buen consejo para evitar ser marcado como spam es identificarte como remitente.

Asegúrate de que tus emails incluyen tu nombre y tus lectores saben quién les envía los correos.

No uses direcciones noreply. De hecho, fomenta que te respondan.

Además, te aconsejo no enviar tus newsletters desde cuentas de email de reciente creación ni desde cuentas gratuitas (tipo Yahoo, Gmail o Hotmail).

El 43% de los usuarios deciden enviar o no un email a la carpeta de spam solo con mirar el remitente. 

Igualmente, no envíes correos a direcciones no existentes, incorrectas ni con la bandeja llena.

Y para mejorar la reputación de tu dominio, si puedes configurar la velocidad de envío (número de correos enviados por hora), procura que sea una velocidad baja, pero suficiente como para que lleguen a la bandeja de entrada a la hora que deseas.

10. Ofrece versión en HTML y texto plano

Los emails de texto plano son aquellos sin formato, imágenes ni colores.

La mayoría de los spammers no se toman el tiempo de enviar el email de las 2 formas, así que si envías un email con imágenes y colores, procura que exista la opción de texto plano para superar los filtros de spam y maximizar la entregabilidad.

11. Haz pruebas A/B y analiza tus métricas

Al igual que con cualquier otra campaña de marketing, los test A/B en tus emails te ayudarán a ver qué está funcionando y qué no.

Y la buena noticia es que todos los buenos proveedores de email marketing permiten esta opción y accederás a los datos que te ayudarán a tomar decisiones respecto a tu estrategia y tus correos.

Lo de revisar las métricas no solo debes hacerlo cuando hagas pruebas A/B, sino que debe ser una tarea que integres de forma periódica en tu agenda. Sobre todo, fíjate en:

  • Tasa de apertura
  • Tasa de clics
  • Respuestas y/o quejas que recibas a tus emails

12. Sal de las listas negras

Tener la IP o el dominio de tu web en una lista negra puede diezmar los resultados de tu estrategia de email marketing y hacerte perder toda tu reputación de cara a los proveedores.

¿Cómo puedes comprobar si estás en una lista negra?

Hay muchas páginas donde puedes verlo. Por ejemplo aquí:

  • CBL (Composite Blocking List)
  • Spamcop
  • SORBS (Spam and Opel Relay Blocking System)

Si descubres que estás en una, trata de solucionarlo lo antes posible para minimizar los daños.

13. Aléjate de las tácticas oscuras

Aunque cada vez se ve menos, hay algunos «viejos trucos» que usaban los spammers hace algún tiempo y que los incautos y nuevos emprendedores pueden replicar sin saber que están cometiendo un error de los gordos.

Evita estas prácticas para no dañar tu reputación y evitar ser marcado como spam:

  • No escondas texto en una imagen.
  • No uses «Re:» o «Fwd:» en los asuntos de tus emails para hacer creer al usuario que tiene una conversión en curso contigo.

14. Vigila las imágenes de tus emails

No voy a decirte que nunca jamás de los jamases incluyas imágenes en tus emails, pero sí que tengas cuidado al usarlas.

Enviar una imagen como único mensaje en tu email o incluir tropecientas fotos suele traducirse en acabar en la carpeta de correo basura.

Los filtros de spam no pueden leer las imágenes, por lo que son un recurso utilizado por los spammers para incluir palabras que los mandarían a la carpeta de correo basura.

¿Cuántas imágenes como máximo puedes usar para evitar ser marcado como spam?

No hay un número concreto, aunque procura que sea una proporción mínima respecto al total del email.

Por otro lado, ten en cuenta que hay proveedores de correo (como Outlook, por ejemplo) que bloquea las imágenes por defecto, por lo que considera si de verdad incluir imágenes es esencial para transmitir tu mensaje.

15. Cuida el número de palabras de tus emails

Según un estudio de Email on Acid, los emails de 500 palabras o más consiguen una mejor entregabilidad.

Es decir, los filtros de spam prefieren los correos con buena dosis de palabras. ¿Por qué? Básicamente, porque los spammers suelen enviar emails con 1-3 frases como mucho con un enlace.

¿Sabes cuántas palabras hacen falta en un email para evitar los filtros de spam? Clic para tuitear

16. Autentifica tu dirección de email y configura en tu dominio DKIM y SPF

Autentificar no es otra cosa que verificar que tú eres quien dices ser. Algo que a los gestores de correo como Gmail o Yahoo les gusta antes de confiar en una dirección o un dominio.

Por eso, te recomiendo configurar en tu dominio:

  • SPF (Sender Policy Framework): garantiza que tú eres quien dices comparando tu IP con la lista de IP autorizadas para enviar emails desde ese dominio.
  • DKIM (Domain Keys Identified Mail): este estándar garantiza que el email no se ha alterado durante el envío.

17. No esperes demasiado para enviar emails

Si estás construyendo tu lista de suscriptores, no esperes hasta tener 1000 para enviar tu primera campaña de email marketing.

Tanto si ahora mismo tienes 30 contactos como si tienes 300, ¡manda YA tu primer email!

Si pasas de la nada a enviar emails a cientos (o miles) de personas, los filtros de correo se alzarán en armas.

Empieza a mandar correos a tu lista aunque sea un grupo pequeño mientras sigue creciendo.

18. Olvida los archivos adjuntos

No envíes archivos adjuntos: mejor, súbelos a un servidor FTP, Amazon S3 o similar y comparte el enlace con el destinatario.

¿Por qué? Básicamente porque enviar adjuntos a tu lista puede ser un motivo para que los filtros de correo bloqueen tu email y te impidan entrar en la bandeja de entrada.

Así que mejor incluye un link en tu email con una buena llamada a la acción donde hacer clic para descargar el archivo que quieres compartir.

19. Revisa la ortografía y la gramática

La corrección lingüística importa. Y mucho.

Por eso, antes de enviar tus emails, relee el texto y busca erratas, errores y faltas de ortografía que dañan tu credibilidad y transmiten una imagen poco profesional de ti. 

Incluso tus lectores pueden considerar tu falta de cuidado al escribir como una ofensa o una falta de respeto (hasta el 80% de los usuarios piensa así, según un estudio realizado por Radicati Group).

¿Eres de escribir con muchas palabras malsonantes? Pues ojo, porque hay ciertas palabras y frases que hacen saltar la alarma roja y puedes acabar en la carpeta de spam.

20. No hagas falsas promesas

Para evitar ser marcado como spam, es importante que el asunto de tu email esté alineado con el contenido del mismo. O dicho de otro modo: evita los asuntos que prometen algo de lo que no se habla en en interior.

Si el contenido del correo no se corresponde con lo que tus usuarios esperaban leer, aumenta exponencialmente la probabilidad de que te marque como spammer.

Estos 20 consejos evitarán que un suscriptor te marque como spam y se dañe tu reputación Clic para tuitear

¡Se acabó la guerra con los filtros de spam!

Llegados aquí, solo me queda decirte que espero que estos 20 consejos te ayuden a mejorar la reputación y evitar ser marcado como spam.

Y ahora, cuéntame: ¿alguna vez te han marcado como spam? ¿Tienes problemas para superar los filtros de spam? ¿Recibes muchos correos indeseados como usuario? ¡Seguimos en los comentarios!

Descubre lo que
necesitas ahora
para vender más

Realiza el Quiz ahora y conocerás el resultado al instante

¿Quieres saber qué herramientas uso en mi negocio, cuáles recomiendo a mis clientes y cuál necesitas tú ahora mismo, en el momento actual en el que te encuentras, para vender más o mejor en tu negocio digital?

Realiza ahora mismo el quiz tecnológico que he preparado, para determinar tu fase actual, y decirte en el instante en que deberías enfocarte ahora mismo para vender más o de la mejor forma posible

Mockup escritorio herramientas
Ir arriba